Maria Antonia Trinidad

Fuí una niña curiosa y siempre quise aprender e investigar sobre diferentes Artes. Desde muy chica la curiosidad por saber de qué se trata este juego de la Vida me ganaba. La verdadera pregunta que quería y no podía contestarme era:

¿Cuál es mi Misión en la vida?

Esta búsqueda me llevó a viajar mucho, hasta que descubrí que no importaba dónde fuera externamente si dentro las cosas no cambiaban.

Así empezó mi camino interno.

En todos estos años de bagaje y aprendizaje he pasado por muchas maestras y maestros y cada cual ha dejado su influencia en mí. Aunque entendí que nadie más que yo podría sanar todas mis heridas.

Estudié mucho, pero mucho. Sobre plantas, cuarzos y energía en diferentes planos. Y empecé a formarme y a darle cuerpo a todo lo que ya sabía de manera autodidacta. Me hice vegetariana hace veinte años y ese fue el principio del cambio real en mi vida. Esto me permitió adquirir bastante conocimiento sobre Alimentación y como esta es uno de los pilares más importantes de la Salud. Hace nueve años empecé con el Quiromasaje y el Reiki. Seguí con la Kinesiología y la Terapia Floral y acompañé todo esto con un profundo estudio Mental mediante la «Psicología para la Autorrealización» de Antonio Blay.  Más tarde me di cuenta de que la verdadera Sabiduría se guarda en los textos de los Antiguos Maestros, y decidí empezar la carrera de  cuatro años de Medicina Tradicional China, Acupuntura y Moxibustión, en la Escuela Neijing Tian. Más tarde, en esta misma, hice una especialización de dos años: «Contacto Sanador», que une el estudio de los Meridianos de Acupuntura y la Fascia como solución a los posibles bloqueos energéticos o físicos.

Gracias al camino que he ido escogiendo, mis heridas están sanadas y pude contestar a la primera pregunta que surgió en mi interior. Por eso decido dedicar mi experiencia a convertirme en Acompañante de aquellas personas que, cómo a mí me ocurrió, optan por emprender su propio camino de vuelta a casa, optan por iniciar el viaje más importante en la Vida: el que va hacia dentro. A veces, será llano, otras atravesaremos cordilleras y enormes tormentas, pero cuando miremos hacia atrás, veremos que valió la pena dar el primer paso.

Podemos empezar hoy mismo, en mi consulta o desde tu propio espacio, viéndonos on-line.