Las alquimistas

El otro día leí una frase curiosa:

“Una Alquimista es aquella que puede transformar lo que sea en Amor”

Y claro, me hizo pensar…

Los antiguos Alquimistas, tenían la capacidad de transformar cualquier metal en oro. Hoy en día, las Alquimistas modernas, han debido adaptarse a las circunstancias y, sabiendo que primero es la Energía y luego la Materia, cambiar la manera de hacer las cosas.

¿Cuántas veces, en hechos cotidianos, no nos damos cuenta de que estamos delante de una de ellas?

Es importante que empecemos a abrir bien los ojos, más que los ojos, los sentidos, para percibir si estamos delante de algunx de estxs seres.

Después de meditarlo, he podido llegar a varias conclusiones…

Son aquellas personas que pasan de juzgarte, porque ya saben que nada es bueno, ni malo. Les brillan los ojos al mirarte y hacen que te sientas desnuda, porque intuyes que están viendo cosas de ti que ni tú misma sabes. Son aquellas personas que llaman tu atención cuando entras en un local o caminas por la calle, ni por guapas, ni por feas, sino por diferentes. Parece como si nada pudiera perturbarlas, sacarlas, de ese estado neutro en el que se encuentran. Casi siempre son anónimas, porque su cometido aquí es el de transmutar las situaciones en Amor, sabiendo de sobras que el Amor todo lo cura y es la llave de la Sanación. Por la envergadura de tal cometido, su humildad innata y estar siempre en servicio dónde se hayan, tienen claro que es mejor pasar desapercibidas.

Vale…, ahora lo entiendo… Por eso cuesta tanto reconocerlas…

No Comments

Post A Comment